El implante capilar es un procedimiento quirúrgico, minimamente invasivo, que comprende de 2 etapas: la extracción de unidades foliculares y la colocación en el área sin cabello.

Existen dos métodos para realizar el implante capilar: Método FUE y Método FUSS 

Método FUE

Este método extrae las unidades foliculares de la zona donante de a una por vez, las cuales contienen de 1 a 4 pelos por unidad folicular. A través de micro extracciones circulares imperceptibles de 0,7 mm y no deja cicatriz.

  • Es necesario rasurar la cabeza.
  • Se realiza con anestesia local y en forma ambulatoria.
  • Se extraen hasta 3500 unidades foliculares (pelo x pelo) en una sesión.
  • Sin cicatriz.
  • No hay puntos de sutura.
  • El área donante es más amplia.
  • No se aconseja en pacientes con el cabello muy ondulado.
  • Tiempo estimado 8 horas
  • Rápida recuperación.
  • Bajo riesgo de complicaciones.

Método FUSS (Tira)

El Método FUSS consiste en extraer una lonja de cuero cabelludo de 1 cm de ancho de la zona de la nuca (área donante) realizando posteriormente una sutura lineal y continua, luego se fragmentan las unidades foliculares bajo visión microscópica para luego ser implantadas en la zona despoblada (área receptora).

  • Anestesia local
  • No es necesario rasurar la cabeza
  • Menor cantidad de horas (4 hs aproximadamente)
  • Cicatriz lineal perceptible con el uso de cabello corto
  • Limitación del área donante para futuras reintervenciones
  • Depende de la elasticidad y densidad del cuero cabelludo en el área donante
  • Permite extraer de la tira la máxima cantidad posible de unidades foliculares
  • La obtención de unidades foliculares de la tira es bajo visión directa en microscopio óptico
  • Indicada para pacientes con grados intermedios y avanzados de alopecia

Colocación las unidades foliculares

Posteriormente a la cosecha ya sea por método FUE o FUSS se procederá a la colocación de las unidades foliculares, donde previamente se realiza un diseño de la nueva cabellera.

Es una labor que requieren experiencia, talento y destreza acompañado de un sistema de tecnología de punta para lograr un resultado natural y de por vida, teniendo en cuenta la fisonomía, edad y rasgos característicos de cada persona.

Dedicando especial detalle a la primera línea de implantación del cabello donde generamos la naturalidad y la estética necesaria para este sector clave y fundamental.

El pelo comenzará a crecer después del tercer mes del procedimiento, notándose los cambios a partir de los seis meses de la cirugía con resultados definitivos a los 12 meses. Podrá cortarse, teñirse o dejarse el largo que desee sin ningún tipo de mantenimiento posterior de manera natural y para toda la vida.