Esta técnica permite repoblar de manera parcial o totalmente las cejas que son claves para enmarcar y levantar el ojo, abrir la mirada y rejuvenecer el rostro, con un resultado absolutamente natural.

El diseño previo de la ceja de acuerdo con la fisonomía del rostro del paciente, es fundamental para conseguir los mejores resultados haciendo un auténtico lifting de la mirada. Hay pacientes que acuden con las cejas dibujadas, por su estilista personal, se consensúa con el paciente, antes de la intervención tal y como va a quedar definitivamente.

El pelo donante se obtiene con el método FUE de la parte más baja de la nuca de uno o dos pelos como máximo porque presenta características similares al de las cejas. El número aproximado de unidades que se trasplantan en cada ceja, oscila entre 200 y 500, cantidad suficiente para repoblarlas.

En esta intervención es fundamental respetar rigurosamente la dirección de crecimiento de cada pelo de la ceja, puesto que hay variantes dentro de la misma. Solo así, con esta meticulosidad, es posible garantizar un resultado natural e imperceptible.

Post Implante

Tras la intervención, el paciente puede irse a casa e inmediatamente puede incorporarse a sus tareas habituales, cubriendo la zona tratada con gafas de sol. Puede producirse una ligera inflamación en la zona intervenida y algún hematoma, así como unas pequeñas costritas que en 5 o 7 días se desprenden.

Los resultados son permanentes. El pelo trasplantando es totalmente definitivo, resistiendo, si fuera necesaria, incluso la depilación. Su ritmo de crecimiento será más rápido que el de la ceja, por lo que es habitual tener que recortarlo ocasionalmente.

Con el implante de cejas obtenga los resultados deseados de forma natural y permanente.

Método FUE